GUÍA DE COMPRA DE UN COMPRESOR DE AIRE

Para los entusiastas del bricolaje y la reparación de viviendas, estos inflan colchones inflables, juguetes y globos de fiesta accionando otros dispositivos neumáticos como taladros y pistolas de clavos. Escasas utilidades son tan servibles como un compresor de aire porque son dispositivos versátiles que tienen la posibilidad de hacer una diversidad de tareas, como inflar los neumáticos de un coche, una motocicleta o una bicicleta.

La adquisición de un compresor de aire tiene bastantes provecho, de esta forma como el ahorro de tiempo y dinero relacionado con las reparaciones de la vivienda, puesto que invertimos de vuelta inmediatamente.

No obstante, al elegir sobre un modelo preciso, puede hallarse con que hay muchas configuraciones en el mercado y que las expresiones usadas en la especificación son confusas o muy técnicas.

Además, es requisito entender de seguro el tipo de compresor que se requiere, las primordiales propiedades que se tienen que tomar en cuenta al adquirirlo y para qué se va a usar. Por eso decidimos hacer esta chiquita guía sobre la adquisición de un compresor de aire para guiarte a tomar la preferible elección.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Una de las barreras de entrada en el momento de escoger un compresor de aire son los números y otros datos técnicos que están en los distintos modelos.

Varios de los datos frecuentes son Aptitud del tanque (CFM), PSI, período de trabajo, etc., para ver qué buscan y cómo lo ponen en el tanque. Esto puede ser raro si no tienes idea lo que te va a ayudar en el arranque.

Ahora, vamos a explicar lo que significa cada medida.

CFM (pies cúbicos por minuto): es la aptitud del tanque traducida en la proporción de aire que el compresor puede conducir a la herramienta y la proporción de aire para inflar el objeto.

PSI: Esta medida tiene relación a la presión del compresor, o la fuerza con la que expulsa el aire.

Período de trabajo: en el arranque, el motor se prende y se apaga hasta que se consigue la presión requerida. Esta medida le otorga el tiempo entre las dos acciones.

Tamaño del tanque: parte del período de trabajo está preciso por este indicio, dado que cuanto más importante es el tanque, más extenso es el tiempo de uso continuo.

Caballos de fuerza: cuanto más alta sea esta medida, más alta va a ser la presión que el compresor logre producir.

Una de las cuestiones frecuentes que la multitud se hace al adquirir un compresor de aire es: «¿Necesito más presión o más aptitud? Esto es dependiente del uso de la herramienta. Esto es dependiente de la aplicación de la herramienta. Ya que la mayor parte de las herramientas neumáticas trabajan a 90-100 PSI, la aptitud es dependiente de la proporción de aire que se requiere para operar la herramienta.

USOS DE LOS COMPRESORES DE AIRE

Estos dispositivos tienen la posibilidad de clasificarse de numerosas formas, una de las cuales es específica de la aplicación. En esta situación, asegúrese de entender si es para uso doméstico o industrial. El primero, como su nombre sugiere, puede usarse para tareas sencillas como inflar colchones, bicicletas, motocicletas, ruedas de coches o accionar herramientas neumáticas como pistolas de pintura y taladros.

Esta clase de compresor tiende a ser de menor tamaño para lograr almacenarlo de forma sencilla en el estacionamiento de su casa. De igual modo, estos tipos de compresores son por lo general menos costosos y tienen una capacidad menor que los compresores industriales.

Los compresores industriales o semi-industriales se usan con objetivos comerciales. Generalmente, son más importantes y más caras que las de uso doméstico. Su uso difiere del desempeño habitual de la maquinaria industrial, desde el vertido de cemento en una pistola de pintura para coches hasta el desempeño habitual de la maquinaria industrial como se ve en los talleres de equipos de construcción.

Por otro lado, para los entusiastas del bricolaje y la carpintería, esta clase de compresor puede representar una inversión porque puede hacer más tareas, pero si solo requiere uno, para reparaciones en el lugar de vida o tareas sencillas, lo doméstico es bastante.

¿PORTÁTILES O ESTACIONARIOS?

GUÍA DE COMPRA DE UN COMPRESOR DE AIRE

La segunda clasificación habitual de los compresores de aire es portátil o fija. La mayor parte de los portables son para uso doméstico.

Más allá del peso del compresor, hay vehículos con ruedas que son simples y prácticos de mover y son muy servibles, puesto que se tienen la posibilidad de mover de un espacio a otro donde hay que llevar a cabo el trabajo.

Así, puedes hacer tareas como colorear los marcos de las ventanas y puertas y sostener la presión del aire en las ruedas de tu coche sin ningún inconveniente. Además, es reducido y rápido.

En tanto que las fijas acostumbran usarse para tareas más complicadas, como las que están en talleres y proyectos de construcción.

No obstante, son muy útiles en el hogar si tienes un taller de carpintería a tiempo terminado u otras herramientas en el hogar.

FACTORES ADICIONALES

GUÍA DE COMPRA DE UN COMPRESOR DE AIRE

Si te cuestiones qué tipo de compresor es el más destacable para ti, puedes tener en cuenta otros componentes, como el tipo de potencia de la herramienta. Según esta clasificación, va a encontrar electricidad y combustible.

Los artículos domésticos acostumbran estar en el primer grupo, y su primordial problema es que necesitan un cable de nutrición lo bastante extenso para que el compresor ande en el espacio de trabajo. Lo es.

El segundo, en algunas ocasiones, tiende a ser más fuerte cuando se usa gasolina o diesel. Por lo general son más ruidosos que los eléctricos y se sugieren para trabajos y talleres al aire libre.

De algún forma, elegir un compresor de aire que logre agradar nuestras necesidades no debe ser una labor dificultosa.

MEJORES COMPRESORES DE AIRE

Deja un comentario